Esta es una receta básica y esencial, sea de entrante, sea de guarnición fresca. Es una receta de ensalada vegana basada en la sencillez de la huerta estival, y se convierte en una fuente de hidratación a la vez que nos aporta sobre todo micronutrientes esenciales y ácidos grasos insaturados.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 lechuga romana
  • 1 pepino
  • 2 tomates
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla tierna
  • 150 g de aceitunas negras naturales
  • 1 bote de alcaparras
Para la vinagreta
  • 20 g de anacardos
  • Cebollino
  • Unas hojas de orégano fresco
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Jerez
  • Sal

Cómo hacer la vinagreta mediterránea paso a paso

Orégano fresco

La llamamos vinagreta mediterránea por el aceite de oliva y el vinagre, dos ingredientes muy definitorios de la dieta mediterránea, pero también por los aromatizantes: el orégano y el cebollino. Este último tiene más tradición en la cocina francesa, y ya de por sí se consume fresco. En cambio el orégano se consume tanto fresco como seco. Aquí os recomendamos el fresco porque es más suave, pero si queréis mayor concentración de sabor, podéis hacer la vinagreta con orégano seco. ¡Todo es cuestión de gustos!

Así que empecemos con la vinagreta para dar tiempo a que se asienten los sabores. Para ello, picamos los anacardos sin llegar a triturarlos. Los anacardos se utilizan mucho para hacer quesos veganos y aportarán un sabor tostado y suave, de textura crujiente pero cremosa al masticar. Luego lavamos el cebollino y el orégano y los picamos bien. Lo mezclamos todo con tres partes de aceite por una de vinagre y sal y lo removemos. Ahora sólo queda dejar la vinagreta reposar una media hora para que macere un poco.

Cómo hacer ensalada verde mixta paso a paso

Mientras reposa la vinagreta, nos ponemos con la ensalada. Empezamos por escurrir las aceitunas y las alcaparras. Lavamos el resto de hortalizas.

La lechuga romana tiene una hoja tierna, sabrosa y crujiente. Para asegurarnos que en la ensalada mantenga este toque crujiente es importante que seque bien, así que o le damos tiempo para ello o usamos una centrifugadora. Luego troceamos las hojas de lechuga y el tomate al gusto. Cortamos la cebolla tierna en juliana, y el pepino en rodajas.

Y a montar la ensalada. Para ello, en un bol mezclamos los ingredientes de la ensalada, a excepción del pepino y las aceitunas. Al emplatar, colocamos esta mezcla base en el centro del plato, añadimos las rodajas del pepino en un lateral y las aceitunas por encima para decorar. Las hemos escogido negras porque son las que se recogen en plena madurez y, por ello, resultan menos amargas.

Y ya está. Sólo queda poner un poco de vinagreta por encima, y el resto aparte, para que el comensal la aliñe con la cantidad que desee.

Escrito por:uranda

Deja un comentario