Esta es una receta vegana de pizza estilo chicago, también conocida como deep dish pizza porque se elabora como una tartaleta en la que el topping se convierte en relleno, con el queso en la base en lugar de la parte superior. Nuestra propuesta acaba convirtiendo esta pizza en un milhojas de verduras complementado con el aporte proteico de las salchichas y el queso vegano, que hacen de esta pizza un plato muy completo.

Ingredientes

Para la masa de pizza
  • 250g de harina de fuerza
  • 1 sobre de levadura liofilizada
  • 125ml de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo hacer masa de pizza rápida

levadura seca o liofilizada
Levadura liofilizada

Para hacer esta pizza puedes emplear una masa fresca de pizza ya elaborada, no una congelada porque vamos a necesitar que sea maleable para montarla estilo chicago. Pero si quieres hacer la masa, que es más fácil de lo que parece, te recomendamos que empieces la receta elaborándola para darle el tiempo de reposo que necesita mientras luego preparamos el resto de ingredientes. Hacer la masa con la levadura liofilizada es fácil, ya que es una levadura fresca que se ha sometido a un proceso de desecado, y reduce justamente el tiempo de reposo necesario para que la masa leude. A su vez, os proponemos usar harina de fuerza porque contiene más gluten, que es la proteína del cereal que reacciona con la levadura y propicia una masa más esponjosa. Así que aclarado esto, y nunca mejor dicho, vamos a a ponernos con las manos en la masa.

Empezamos tamizando la harina en un bol y agregamos la levadura y la sal. Mezclamos estos ingredientes secos. Y ahora solo hay que ir añadiendo el agua de forma progresiva. Es decir, añadimos un poco de agua, mezclamos, y volvemos a añadir y mezclar. Así hasta que hayamos vertido toda el agua. A partir de aquí toca amasar. Para facilitarte el proceso y que no se te pegue tanto la masa en las manos, puedes ponerte un poco de aceite de oliva en las mismas tantas veces como vayas necesitando. Y amasa hasta conseguir una masa elástica y algo pegajosa. Cuando sea así, forma una bola con ella y déjala reposar en el bol, mínimo una hora, aunque el tiempo de reposo puede ser variable según la temperatura ambiente (cuanto más frío haga, más tiempo necesitará). Tápala con un trapo húmedo para que no se te reseque la parte exterior.

Cómo preparar el relleno de la pizza

Como hemos comentado en la introducción, esta es una pizza que va por capas. Pero para elaborar cualquier pizza con verduras, nuestro consejo es siempre precocinarlas, porque si las ponemos en crudo sobre la pizza, al hornear desprenderán demasiados jugos y te aguarán la pizza.

Berenjenas

Así que empezamos lavando todas las hortalizas. Luego troceamos la berenjena en dados y, para evitar su posible amargar, le espolvoreamos sal por encima y las dejamos reposar una media hora. Cuando esta haya pasado, las lavamos para eliminar la sal y el líquido que hayan «sudado», que es lo que amarga. Pero mientras reposa, podemos avanzar con el resto de verduras.

Troceamos el calabacín en dados. Eliminamos las semillas del pimiento y lo cortamos en bastones. Desechamos las hojas exteriores del puerro y lo cortamos en juliana. Cortamos los tomates cherry por la mitad. Y por último, laminamos los champiñones.

Y ahora se trata de ir salteando las hortalizas. Nosotros, para ello, utilizamos un wok, pero puedes emplear una sartén. Ponemos un chorro de aceite (si usas wok, no lo pongas directamente sobre el fondo, sino que viértelo en las paredes para que vaya cayendo). Cuando esté caliente empezamos salteando primero los pimientos. Los retiramos, reservamos, y pasamos a los calabacines (si hace falta, añade aceite). Luego los champiñones con el puerro. Y tras retirarlos, salteamos las berenjenas. Por último, salteamos los tomates cherry y, una vez los retiremos, espolvoreamos sobre ellos orégano y mezclamos. La idea con todas las hortalizas es que queden al dente, porque acabarán de cocerse en el horno. Y salamos una vez hayamos salteado y retirado del fuego.

Una vez salteadas, las dejamos atemperar.

Cómo hacer la pizza estilo chicago

Receta de pizza vegana estilo Chicago o deep dish pizza - recetas de pizzas - recetas vegetarianas y veganas

La pizza chicago es una pizza con paredes, como una tartaleta que se rellena. Por eso, a la hora de montarla, vamos a necesitar un molde de tarta redondo al que luego podamos extraerle las paredes. Lo engrasamos bien. Y también vamos poniendo el horno a precalentar a 200ºC un mínimo de diez minutos, para que tenga la temperatura necesaria una vez introduzcamos la pizza.

Mientras se precalienta, trocea las salchichas veganas y resérvalas. Y luego, sobre la encimera bien limpia, espolvoreamos un poco de harina. Volcamos la masa y la estiramos con el rodillo. Luego la colocamos en el molde engrasado, cubriendo base y paredes.

Y ahora se trata de ir montando las capas. La pizza estilo chicago se rellana de forma inversa a las pizzas planas, de modo que el queso se coloca en la base y el tomate en la parte superior. Nosotros, en lugar de la salsa de tomate o salsa pomodoro (ver aquí receta), hemos optado por poner los cherries, pero puedes coronar la masa con salsa si así lo deseas. Por lo tanto, lo que hacemos es extender el queso vegano en la base. Y luego vamos disponiendo las capas. Nosotros hemos colocado, de abajo a arriba, berenjena, calabacín, pimiento, salchichas veganas, champiñones con puerro y, por último. los tomates.

Y ya sólo queda hornear entre 15 y 20 minutos a 200ºC. El tiempo puede ser variable en función del grosor de la masa y el horno de cada casa, pero los bordes de la pizza te van a servir para ir controlando.

Una vez horneada, la sacamos y la dejamos reposar hasta que podamos retirar las paredes del molde sin quemarnos. Y ya puedes hincarle el diente.

Otras recetas vegetarianas y veganas de masas


Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario