Receta tan sencilla deliciosa de patatas asadas al horno que nos aporta toda una base de carbohidratos y, por tanto, energía, complementada por el aporte proteico de los frutos secos con los que elaboramos nuestro pesto vegano.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 patatas grandes o 8 pequeñas
  • Sal
Para el pesto vegano
  • 50g de hojas de albahaca fresca
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas soperas de piñones
  • 3 cucharadas soperas de anacardos
  • 1 cucharadita de levadura nutricional
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo asar patatas enteras al horno

En esta receta, lo importante es que las patatas queden cremosas, tiernas, pero no resecas. Por ello, empezamos poniendo precalentar el horno a 200ºC, al menos unos 10 minutos para que alcance la temperatura adecuada. Y es que, uno de los principales problemas cuando no precalentamos el horno correctamente es que propicia la evaporación del agua del alimento, con lo que es más fácil que se seque antes de cocinarse.

Mientras se precaliente, y con el mismo objetivo de evitar unas patatas asadas resecas, vamos a lavarlas y envolverlas en papel de aluminio, para que aproveche el propio vapor que genere el alimento para cocerse. Y nosotros ni las pelamos, las cocinamos y servimos con la pies para conservar todos los nutrientes.

Después, sólo queda meterlas en el horno bien caliente. Y las asamos a 200ºC. Según el tamaño de la patata, cuenta que requerirán entre 45 minutos y una hora de cocción. Pero en todo caso, para asegurarte que están listas, presiona con una cuchara y un tenedor. Si las notas blandas, ya las puedes sacar.

Cómo hacer pesto vegano

Mientras se asan las patatas, podemos ir preparando el pesto vegano para que se asienten los sabores. Para ello, empezamos tostando los frutos secos por separado, ya que anacardos y piñones requerirán tiempos diferentes. Así que extendemos primero los anacardos sobre una sartén al fuego sin que se monten unos sobre los otros, y vamos removiendo constantemente para que no se peguen y para que el tueste sea uniforme. Cuando estén tostados, hacemos lo mismo con los piñones. Al tostarlos, lo que hacemos es potenciar sus aromas y sabores.

Mientras se atemperan los frutos secos, lavamos las hojas de albahaca y pelamos los dientes de ajo. Los introducimos en el vaso de la batidora, vertemos aceite de oliva y sal y trituramos hasta conseguir una especie de puré con los ingredientes. Y ahora ya solo queda añadir piñones, anacardos y la cucharadita de levadura nutricional. Y volvemos a triturar hasta conseguir una salsa de consistencia media (si hace falta, se va añadiendo aceite durante el proceso).

Y dejamos reposar el pesto hasta que las patatas estén listas. Una vez asadas, las desenvolvemos y dejamos que se atemperen ligeramente para trocearlas y rociar por encima nuestra deliciosa salsa pesto vegana.

Otras recetas vegetarianas y veganas de patatas


Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario