Esta es una receta de estofado de verduras tan tradicional como sencilla, donde se concentran nutrientes y sabores gracias a la variedad de hortalizas del pisto, que también te proponemos aromatizar, y a la que nosotros le vamos a añadir unos tomates cherrys salteados para jugar con las texturas

Ingredientes para 4 personas

  • 2 berenjenas
  • 2 calabacines
  • 1 pimiento rojos
  • 2 pimientos verdes
  • 2 cebollas
  • 12 tomates cherry
  • 6 tomates triturados
  • 3 dientes de ajo
  • 1 rama de romero
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo hacer pisto casero

Para elaborar nuestra receta nosotros partimos de dos fases, como si fuera un guiso (ver aquí cómo hacer un buen guiso): una primera es el rehogado. Pero luego, en la segunda, lo que hacemos estofar, es decir, que las hortalizas se cuezan con sus propios jugos. Esto nos deja todos los nutrientes, incluidas las vitaminas hidrosolubles, en el plato y, por supuesto, también todos los aromas y sabores. La parte más laboriosa es la preparación de las hortalizas. Pero luego, la receta de pisto se hace casi sola. Así que vamos a empezar.

Lo primero que vamos a hacer es lavar y trocear las berenjenas en dados. Luego la extendemos en una fuente, la salamos y la dejamos reposar una media hora. Esto es porque así eliminamos su posible amargor. Pasada la media hora de reposo de las berenjenas, las lavamos y los dejamos escurrir.

Cortes para hortalizas - como cortar en brunoise - que es brunoise - como cortar hortalizas

Mientras, pasamos a pelar y lavar las cebollas. Las cortamos también en dados pequeños (brunoise) y las ponemos a pochar en una cazuela con un buen chorro de aceite y algo de sal, tapada ya fuego lento para que sude.

Y ahora nos ponemos con el resto de hortalizas. Las lavamos bien. Desechamos las semillas de los pimientos y luego, tanto estos como los calabacines los troceamos en dados. Pelamos los dientes de ajo y los laminamos. Y lo único que mantenemos entero son los tomates cherry.

Cuando la cebolla esté tierna, subimos un poco el fuego y agregamos los dientes de ajo laminados. Una vez se nos hayan dorado, añadimos calabacines, berenjenas y pimientos y rehogamos a fuego vivo unos minutos. Y por último, vertemos el tomate triturado, agregamos el azúcar y salamos. Removemos bien, y añadimos la rama de romero entera. A nosotros nos gusta darle este toque mediterráneo con el romero, pero puedes hacer el pisto sin él o emplear otras hierbas aromáticas (ver aquí 12 hierbas aromáticas y sus usos en cocina) o agregar especias (ver aquí 12 especias y sus usos en cocina) para adaptar la receta a tu gusto. En todo caso, tras añadirlas, bajamos el fuego y tapamos para dejar que se cocine todo durante una media hora.

Una vez cocinadas las verduras, retiramos la rama de romero y con esto ya tendríamos el pisto acabado. Ahora bien, a nosotros nos gusta darle un toque que marque una textura diferente, y para ello lo que hacemos es saltear los tomates cherry en una sartén aparte con aceite y a fuego vivo. Los añadimos por encima a la hora de servir el pisto, y lo que harán es luego estallar en la boca, dando un punto diferente al bocado.

Otras recetas vegetarianas y veganas de verduras y hortalizas guisadas o estofadas


Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario