Receta vegana de macarrones con brócoli cargada de los carbohidratos de la pasta y salseada con una bechamel sin harina, en la que el calabacín texturiza y aporta vitaminas y minerales que se completan con la proteína vegetal procedente de la leche de avena, uno de los cereales con más proteínas.

Ingredientes para 4 personas

  • 400g de macarrones
  • 1 brócoli
  • 1 calabacín grande
  • 1 cebolla pequeña
  • Bebida o leche de avena
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo hacer bechamel de calabacín

Calabacines
Calabacines

En verdad esta es una receta de pasta a la crema veganizada en la que podríamos sustituir la crema por una bechamel vegana, con leche de almendras o alguna otra vegetal, y margarina o aceite como elemento graso (ver aquí cómo hacer bechamel vegana). Pero como la base para ligar una bechamel es la harina, fuente de hidratos, y ya vamos a comer pasta, no nos hemos podido resistir para darle un plus nutritivo con esta bechamel de calabacín, que nos aportará vitaminas como A, B6, C, y minerales como calcio, potasio o fósforo entre otros nutrientes.

La preparación es bien sencilla. Pelamos la cebolla y la lavamos para cortarla en juliana. La ponemos a pochar en un cazo con un poco de aceite y sal, y tapada para que sude. La mantenemos a fuego lento mientras lavamos el calabacín y lo troceamos. Cuando la cebolla empiece a ablandarse, añadimos el calabacín y lo rehogamos a fuego vivo con un poquito de sal. Unos minutos bastarán. Luego añadimos la leche o bebida de avena, hasta que casi cubra el calabacín troceado, salamos, agregamos un poco de nuez moscada y lo dejamos cocer tapado y a fuego lento.

Cuando el calabacín esté bien cocido, apagamos el fuego y, si es necesario, lo colamos. Eso sí, reservando la leche de avena y jugos que nos puedan quedar. Pasamos las hortalizas al vaso de la batidora y trituramos, añadiendo el líquido reservado para jugar con la textura de la salsa, que ha de quedar cremosa. A partir de aquí, solo nos queda añadir un poco de pimienta. Mezclamos y ya tenemos lista nuestra bechamel de calabacín

Como hacer la pasta con brócoli

Brocoli o brecol, calendario de frutas y verduras de temporada por meses

La idea es bien sencilla, hervir. Así que pon una olla al fuego con abundante agua y, mientras se calienta, vamos a lavar el brócoli sumergiéndolo en agua (ver aquí como lavar hortalizas). Luego vamos separando ramilletes y cuando el agua esté hirviendo, los metemos en la olla. Que esté en ebullición es importante, porque así se produce el cierre de poros de la hortaliza y perdemos menos nutrientes (ver aquí claves y tabla de tiempos para hervir verduras). Y por eso mismo, tampoco vamos a salar el agua, ya que la sal favorece la pérdida de jugos. Una vez el agua recupere el hervor, dejaremos cocer el brócoli fuego suave entre 15 y 20 minutos.

Pasados los mismos, lo sacamos con una espumadera, lo pasamos a un escurridor, y subimos el fuego porque vamos a hervir la pasta. Si hace falta, añade agua a la olla (piensa que por cada 100g lo ideal es un litro), y una vez entre en ebullición, añadimos la sal y dejamos que se disuelva bien. Llegados a este punto, agregamos la pasta.

Nosotros hemos empleado macarrones, ya que al ser una pasta hueca, se impregnará bien de la salsa. Pero a la vez es una pasta corta, por lo que la removemos enseguida para que no se peguen los macarrones entre sí. Dejamos cocer hasta que queden al dente y escurrimos.

No vamos a dejar que se seque, precisamente para que no se nos pase ni se nos seque. Así que rápidamente pasamos a dar el toque final. Ponemos la salsa en una sartén, agregamos la pasta, removemos y añadimos el brócoli. Volvemos a mezclar y ya podemos servir.

Otras recetas vegetarianas y veganas de pasta


Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario