Esta es una receta de habas secas que, como tales, son legumbres y, en consecuencia, nos dan un buen aporte de proteínas vegetales e hidratos de carbono (ver aquí), complementados con la vitamina C del tomate, que aporta el frescor a la ensalada junto a la cebolleta y la hierbabuena.

Ingredientes para 4 personas

  • 300g de habas secas
  • 1 bandeja de tomates cherry
  • 2 cebolletas
  • 1 rama de hierbabuena fresca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo hacer ensalada de habas secas con tomate

Esta es una receta de ensalada muy sencilla pero, a la vez, nutritivamente muy completa gracias a que la base radica en las habas secas, que al perder el agua concentran los nutrientes a diferencia de las habas frescas, que estarían dentro del grupo de las legumbres (ver aquí diferencias entre amabas). Así que, lo que más trabajo nos va a dar, precisamente, es cocer estas habas secas. Como legumbre, necesitamos ponerlas a remojo entre cuatro y ocho horas antes de su cocción. Este margen de tiempo se debe al hecho de que, cuanto más tiempo hace que se cosechó el haba, más endurece el grano. Así que nuestra recomendación es que aproveches a dejarlas en remojo la noche antes.

Luego, su cocción es simple: partimos de agua fría sin sal, para evitar que con la misma se endurezca el hollejo. cocemos entre una y dos horas (el motivo de este margen de tiempo es el mismo que el del remojo: cuanto más tiempo hace de la cosecha, más tiempo de cocción necesita). Y salamos hacia el final de la cocción.

A partir de aquí solo nos queda colar las habas y dejar que se atemperen para montar nuestra ensalada.

Cebollas, valor nutritivo o nutricional y propiedades nutritivas- Calendario de frutas y verduras de temporada

La ensalada de habas secas, como puedes ver por la foto superior, es bien sencilla. Simplemente tenemos que lavar los tomates y la cebolleta. Los tomates los cortamos por la mitad y las cebolletas las cortamos en dados o tiras. Si no es temporada de cebolla tierna, puedes hacer la ensalada con una cebolla que, para que quede crujiente pero menos picante, siempre puedes poner, ya cortada, en agua con hielo. Así no pierde textura pero suaviza el sabor. Luego la escurres y, cuando esté bien seca, la añades a la ensalada.

En todo caso, unimos habas secas, tomates y cebolleta en una fuente y, para dar el toque final, lavamos las hojas de hierbabuena y las picamos para añadirlas. Nuestro consejo es que, como estas ya van a aportar sabor, aliñes simplemente con un poco de aceite de oliva y a disfrutar.

Otras recetas vegetarianas y veganas de ensaladas de legumbres


Slider

Otras recetas vegetarianas y veganas de otras legumbres


Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario